Posts filed under ‘Uso de antidepresivos’

Uso de antidepresivos

La terapia farmacológica oral de la eyaculación precoz se ha llevado a cabo sobre todo utilizando “inhibidores de la recaptación de serotonina”, que son medicamentos usados como antidepresivos, como el Prozac. Actualmente, constituyen la elección de varios expertos a la hora de tratar este trastorno con medicamentos. Moncada subraya que estos fármacos han mostrado su eficacia tras tomarlos de forma continuada, consiguiéndose aumentos en el tiempo que va desde la penetración hasta la eyaculación. De hecho, en algunos estudios, el tiempo de tratamiento necesario para la aparición del efecto terapéutico era de tan sólo 14 días.

Sin embargo, estos medicamentos, presentan todas las complicaciones y contraindicaciones de un antidepresivo, por lo tanto su uso puede ser arriesgado. En ningún caso se recomienda su utilización sin que lo recete un experto urólogo.

IMI.9 Y una vez más, los antidepresivos, al tratarse un remedio que requier el uso periódico de un fármaco, no se puede considerar como una solución total y final al problema.

Las consecuencias de tomar durante largos periodos de tiempo antidepresivos pueden ser perjudiciales. Así mismo, cuando se interrumpa la utilización de los mismos, el eyaculador precoz recaerá de nuevo en el problema.

Estudio de ensayos clínicos en pacientes

Estudio de la revista Bandolier

1) Búsqueda

Se realizaron búsquedas utilizando MEDLINE, PubMed y la base de datos Cochrane con los términos de búsqueda “premature ejaculation” y el nombre de los fármacos. Se encontraron veintiun ensayos clínicos sobre la utilización de fármacos antidepresivos en varones con eyaculación precoz. Tres de los estudios no eran controlados por lo que se excluyeron de la revisión. La revista Bandolier tardó dos meses en obtener el texto completo de cinco de los estudios.

2) Factor a medir

El factor principal a medir (conocido en inglés con el término outcome) en todos los estudios fue la duración de la penetración o tiempo de latencia intravaginal, habitualmente medida por los varones en su domicilio con un cronometro. Casi todos los estudios incluyeron hombres con eyaculación antes del minuto tras la penetración vaginal, algunos incluyen varones con tiempo superior al minuto.

3) Intervenciones

Se utilizaron varios antidepresivos y a diferentes dosis. Los estudios analizaron por separado aquellos en los que a los varones se les instruía para la toma del fármaco antes de la relación (generalmente cuatro a seis horas) y aquellos en los que los pacientes tomaban los fármacos diariamente.

4) Resultados

Dos de los estudios incluyeron controles de varones sin eyaculación precoz en los que la media de duración hasta la eyaculación desde el inicio del coito fue entre ocho y nueve minutos, y fue minimamente elevada por los antidepresivos.

IMI.10 En el estudio, los antidepresivos tuvieron una eficacia variable en los varones con eyaculación precoz.

La figura muestra los tiempos de latencia intravaginal para grupo con placebo y con antidepresivos tanto tomados antes de la relación como tomados diariamente. No fue posible hacer un resúmen de todos los datos ni calcular el NNT.

grafico

Los efectos secundarios fueron aquellos asociados con los antidepresivos. La incapacidad para la eyaculación se observó ocasionalmente y fue reversible tras la reducción de dosis o la suspensión del fármaco.

5) Comentario

La revista Bandolier resaltó una serie de puntos:

  • Esta fué una revisión rápida e inicial de los textos estudiados. No llega a ser una revisión sistemática.
  • No se pudo obtener todo lo que había publicado. Los responsables de este estudio indican que fué frustrante el no poder leer el texto completo de cinco artículos pero las conclusiones de los resúmenes indicaban el beneficio de los fármacos antidepresivos. Puede haber otros estudios que la revista Bandolier no ha encontrado.
  • No sé encontró una definición que desde el punto de vista del paciente permitiera saber lo que se considera un incremento útil en el tiempo hasta la eyaculacón.
  • Hay muy poca información sobre lo que es una tiempo de latencia intravaginal normal, y aunque en dos estudios la media en los controles era de 8 o 9 minutos hay grandes variaciones tanto entre los individuos como dependiendo de las circunstancias.
  • No todos los hombres responden igual al tratamiento. Algunos tienen grandes incrementos del tiempo mientras que en otros la ganancia es mínima. Aproximadamente la mitad tuvieron incrementos de hasta dos minutos.
  • Los varones incluidos en los estudios tenían en general tiempos inferiores al minuto, lo que podría definirse como problema de gran severidad. No se ha investigado el efecto de los antidepresivos en pacientes con afectación moderada. Teniendo en cuenta esto, muchos autores comentan que los incrementos en el tiempo de latencia eran clinicamente significativos. Más aun, el tratamiento parece que no hay que mantenerlo de por vida. Un autor describió que al continuar de forma abierta su estudio, el 67% de los pacientes fueron capaces de suspender el tratamiento después de un estudio de cuatro semanas con una latencia media de 4.1 minutos.


Estudio Saint Lukes’ s Hospital de Sydney

Este estudio de dicho hospital Australiano fué estimado por Victor Córdoba, escritor del periódico “El Mundo”.

Córdoba nos habla de que en el último número del Journal of Urology se publica un trabajo que sugiere que la eyaculación precoz se puede mejorar con el consumo de antidepresivos de la misma familia que la del Prozac.

Medicinas para la disfunción eréctil y medicinas, también, para otra de las más frecuentes disfunciones que tienen los varones: la excesiva rapidez en la eyaculación.

Un grupo de especialistas del Saint Lukes’ s Hospital de Sydney, en Australia, dirigidos por el doctor Chris McMahon, ha estudiado a 37 varones con edades comprendidas entre los 19 y los 72 años que se quejaban de eyaculación precoz.

El estudio evaluó el papel de la sertralina, un antidepresivo de la misma naturaleza que la fluoxetina (Prozac), que inhibe en el cerebro la recaptación del neurotransmisor serotonina.

Comparada con un placebo, la sertralina obtuvo unos resultados estadísticamente significativos.

IMI.11 Los varones que antes del tratamiento eyaculaban durante el coito a los 30 segundos de comenzar el mismo, como media, lograron con la sertralina prolongar este periodo algo más de tres minutos como término medio. Este resultado se produjo aproximadamente dos semanas después de iniciado el tratamiento.

Ninguna de las personas estudiada recibió consejo psicológico, solo medicinas. Un total de 29 pacientes que habían conseguido resultados satisfactorios con la sertralina, continuaron consumiendo el fármaco durante siete meses. La tolerancia al medicamento fue buena en general.

El tratamiento con los nuevos antidepresivos tiene, ocasionalmente, efectos secundarios sobre la sexualidad y produce impotencia. Por esta razón, muchos urólogos están usando este tipo de fármacos en enfermos sin problemas depresivos para prolongar el tiempo de latencia entre la penetración y la eyaculación, y solucionar así, en parte, una de las más frecuentes disfunciones
sexuales que tienen los varones.

Por otra parte, en una reunión celebrada recientemente en Toronto por la Asociación Americana de Psiquiatría se han presentado dos estudios con un nuevo tipo de antidepresivos que pueden llegar a tener tanto éxito como ha tenido el Prozac y los medicamentos de su tipo.

Un equipo de la Universidad de Gales, dirigido por el doctor David Healy, ha tratado a un grupo de 302 enfermos con depresión severa con dos tipos de fármacos. A la mitad de ellos se le administró fluoxetina y a la otra mitad, reboxetina, un producto que en lugar de inhibir la recaptación de la serotonina en el cerebro inhibe la de la noradrenalina. Este neurotransmisor está involucrado en la génesis de la depresión de la misma manera que lo está la serotonina.

Aunque los dos fármacos tuvieron efectos similares sobre los síntomas más severos de la depresión, la reboxetina mejoró la adaptabilidad social del deprimido más eficazmente que la flouxetina. Asimismo, un trabajo del Hospital Clínico de Barcelona, igualmente presentado en Toronto, obtuvo resultados similares.

La aparición de estos nuevos productos augura la llegada de psicofármacos de una especificidad desconocida hasta la fecha.


Contraindicaciones de los antidepresivos

Aún cuando revisando los estudios sobre antidepresivos en la lucha contra la eyaculación precoz se pueden obsevar que estos dan resultados positivos, no podemos olvidar dos puntos importantes. El primero de ellos son las contraindicaciones de los antidepresivos usados a largo plazo y otro es la realidad de que una terapia farmacológica tan solo resuelve el problema momentaneamente, mientras se administra el fármaco, por lo que no es nunca la solución definitiva.

Según el NIH (National Institute of Mental Health) hay varios tipos de medicamentos antidepresivos utilizados para tratar trastornos depresivos. Estos incluyen los “inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina”(ISRS) que son medicamentos nuevos, los tricíclicos y los “inhibidores de la monoaminoxidasa” (IMAO). Los ISRS y otros medicamentos aún más nuevos que afectan los neurotransmisores como la dopamina o la noradrenalina, generalmente tienen menos efectos secundarios que los tricíclicos. Algunas veces el médico prueba una variedad de antidepresivos antes de encontrarse el medicamento o combinación de medicamentos más efectiva. Generalmente la dosis se debe ir aumentando hasta que la medicación es efectiva. Por lo general, el efecto terapéutico completo de los medicamentos antidepresivos no se observa inmediatamente. Hay que tomarlo en dosis adecuadas por 3 ó 4 semanas, y en algunos casos lleva hasta 8 semanas, para que se produzca el efecto completo. Sin embargo a veces se empiezan a ver mejorías en las primeras semanas.

Es posible que el paciente se sienta tentado a dejar de tomar el medicamento prematuramente. Él puede sentirse mejor y pensar que ya no lo necesita. O puede pensar que el medicamento no le está ayudando en absoluto. Es importante seguir tomando el medicamento hasta que éste tenga oportunidad de actuar en el organismo. Algunos efectos secundarios pueden aparecer incluso antes de que se produzca el efecto antidepresivo. Una vez que el paciente se sienta mejor, es importante continuar el medicamento por 4 a 9 meses para prevenir una recaída de la depresión. Algunos medicamentos deben dejar de tomarse gradualmente (es decir reduciendo la dosis poco a poco) para dar tiempo a que el organismo se adapte y para prevenir síntomas de abstinencia, los que se producen cuando algunos medicamentos se descontinúan abruptamente. En los casos de trastorno bipolar y depresión severa crónica o recurrente, es posible que el paciente tenga que tomar el medicamento por un tiempo indefinido.

Al contrario de lo que algunas personas creen, los medicamentos antidepresivos no crean hábito. Sin embargo, como sucede con cualquier tipo de medicamento recetado por periodos prolongados, los antidepresivos deben ser supervisados cuidadosamente por el médico para determinar si se están dando en una dosis correcta. El médico debe verificar la dosificación y la efectividad del tratamiento en forma periódica.

Hay un pequeño grupo de personas que no responden a los antidepresivos usados más comúnmente (tricíclicos, ISRS y otros antidepresivos nuevos) y para las cuales los IMAO son el mejor tratamiento. Las personas que están tomando esta clase de antidepresivos debe evitar determinados alimentos. Ciertos alimentos contienen niveles elevados de la sustancia llamada tiramina (la que normalmente se encuentra en quesos fermentados, vinos y encurtidos o alimentos en conserva de vinagre). Cuando el paciente toma un IMAO, estos alimentos deben ser estrictamente evitados, al igual que algunos medicamentos como los descongestionantes que se toman para los resfríos y algunas alergias. La interacción de la tiramina con los IMAO puede ocasionar una crisis hipertensiva (subida brusca y extrema de la presión arterial) que puede llevar a la ruptura de una arteria en el cerebro, es decir un accidente cerebro-vascular. El médico debe proporcionar al paciente una lista completa de los alimentos prohibidos. El paciente debe llevar la lista consigo en todo momento. Las otras clases de antidepresivos (tricíclicos, ISRS y otros antidepresivos nuevos) no requieren restricciones alimenticias.

Nunca se deben combinar medicamentos de ningún tip—recetados, sin receta o prestados—sin consultar al médico. Cualquier otro profesional de la salud que pueda recetarle un medicamento (por ejemplo el dentista u otro especialista) tiene que saber qué medicamentos está tomando el paciente. Aunque algunos medicamentos son inocuos cuando se toman solos, si se toman en combinación con otros pueden ocasionar efectos secundarios peligrosos. Algunas substancias, como el alcohol y las drogas de adicción, pueden reducir la efectividad de los antidepresivos y por lo tanto se deben evitar. Deben evitarse el vino, la cerveza y las bebidas alcohólicas destiladas, por ejemplo tequila, gin, ron, vodka, güisqui y licores. A algunas personas que están tomando uno de los antidepresivos nuevos, el médico puede permitirles el uso de una cantidad moderada de alcohol, si la persona no ha tenido un problema de alcoholismo.

Los sedantes o medicamentos ansiolíticos, que se dan para la ansiedad, no son antidepresivos. A veces son recetados junto con los antidepresivos, sin embargo, por si solos no son efectivos para tratar la depresión. Los estimulantes, como las anfetaminas, no son efectivos para tratar la depresión. Ocasionalmente se utilizan bajo estricta supervisión médica en personas que padecen al mismo tiempo de una enfermedad física y de depresión.

Las preguntas sobre los antidepresivos recetados y problemas que puedan estar relacionados con el medicamento, deben tratarse con el médico.

El litio ha sido por muchos años el tratamiento de elección para el trastorno bipolar por su efectividad para prevenir los extremos del estado de ánimo comunes en este trastorno. Su uso debe ser supervisado cuidadosamente por el médico, ya que hay poca diferencia entre las dosis efectivas y las tóxicas. Si una persona tiene un trastorno preexistente de tiroides, renal, cardíaco o epilepsia, el litio puede no ser recomendable. Afortunadamente, otros medicamentos han demostrado ser útiles para controlar cambios de ánimo extremos. Entre estos se encuentran dos anticonvulsivos: la carbamazepina (Tegretol®) y el ácido valproico (Depakote®). Ambos medicamentos han tienen una aceptación amplia en la práctica clínica. El ácido valproico ha sido aprobado por la Administración de Alimentos y Drogas de los EE.UU. (Food and Drug Administration, FDA) como un tratamiento de primera línea para la manía aguda. Otros anticonvulsivos que se empezaron a utilizar más recientemente son la lamotrigina (Lamictal®) y la gabapentina (Neurontin®). Se está estudiando qué tan eficaces son éstos para el tratamiento del trastorno bipolar.

La mayoría de las personas con trastorno bipolar toman más de un medicamento. Junto con el litio y un anticonvulsivo, el paciente puede necesitar un medicamento para otros síntomas que se asocian frecuentemente con la bipolaridad: agitación, ansiedad, depresión e insomnio. Es de vital importancia encontrar la mejor combinación posible de estos medicamentos para cada paciente. Para esto se requiere que el médico supervise el tratamiento cuidadosamente.

Efectos secundarios

En algunas personas, los antidepresivos pueden causar efectos secundarios que generalmente son leves y temporales (conocidos a veces como efectos adversos). Por lo general son molestos, pero no graves. Sin embargo si se presenta una reacción o efecto secundario que es inusual o que interfiere con el funcionamiento normal, el médico debe ser notificado de inmediato. Estos son los efectos secundarios más comunes de los antidepresivos y las formas de manejarlos:

  • Boca seca: es útil tomar sorbos de agua, masticar goma de mascar, cepillar los dientes diariamente.
  • Estreñimiento: la dieta debe incluir cereales con contenido alto de fibra, ciruelas, frutas y vegetales.
  • Dificultad al orinar: vaciar la vejiga puede ser dificultoso y el chorro de orina puede no ser tan fuerte como de costumbre; debe notificarse al médico si hay dificultad seria o dolor.
  • Problemas sexuales: el funcionamiento sexual puede alterarse; si se vuelve preocupante, debe conversarse con el médico.
  • Visión borrosa: esto generalmente pasa pronto y no se requieren lentes nuevos.
  • Mareos: conviene levantarse lentamente de la cama o de la silla.
  • Somnolencia o modorra diurna: esto generalmente pasa pronto. Una persona que se sienta somnolienta o sedada no debe conducir ni operar máquinas o vehículos. Los antidepresivos más sedantes se toman generalmente al acostarse, para ayudar a dormir y minimizar la somnolencia diurna.

Los antidepresivos más nuevos tienen diferentes tipos de efectos secundarios:

  • Dolor de cabeza: generalmente se pasa.
  • Náusea: también es pasajera, incluso cuando la sensación de náusea ocurre después de cada dosis, es solo por un rato.
  • Nerviosismo e insomnio (dificultad para dormirse o despertar a menudo durante la noche): estos pueden ocurrir durante las primeras semanas; usualmente se resuelven con el tiempo o tomando una dosis más pequeña.
  • Agitación (sentirse inquieto, tembloroso o nervioso): si esto pasa por primera vez después de tomar el medicamento y es persistente, el médico debe ser notificado.
  • Problemas sexuales: el médico debería ser consultado si el problema es persistente o preocupante.

junio 18, 2009 at 3:03 pm Deja un comentario



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.