Posts filed under ‘Ejercicios de Kegel y Annon: Músculos pubococcigeos’

Ejercicios de Kegel y Annon: músculos pubococcigeos

Hay una serie de ejercicios desarollados por Kegel que en un principio fueran ideados para aumentar el placer de la mujer durante la relación sexual, siendo más tarde programados para el hombre en casos de eyaculación precoz.

A su vez, basado en estos estudios, Annon presentó en 1974 un programa que consta de cinco pasos, para llevar a cabo este entrenamiento. Pueden ser desarrollados tanto en la mujer como en el hombre. En el caso de la mujer, el objetivo es aumentar la capacidad de excitación y lograr orgasmos más duraderos. Por otro parte en el hombre, aparte de alcanzar igualmente dicho objetivo, viendo incrementada su sensibilidad y el goce durante la relación sexual, sirve a su vez como método para evitar la eyaculación precoz.

IMI.17 Este ejercicio se basa en el desarrollo de los músculos pubococcígeos. Dichos músculos, que son los encargados de bombear el esperma durante la eyaculación, pueden ejercitarse para de este modo alcanzar un control sobre el estadio eyaculatorio.

El tratamiento se realiza en tres semanas, y consta de los siguientes pasos:

1) Inicio: Localización de los músculos pubococcígeos

Para localizarlos, siéntese en el retrete con las piernas abiertas, y en dicha posición, trate de detener el flujo de orina. El músculo pubococcígeo es el único que puede detenerla, y de esta forma usted podrá sentirlo y detectar donde se encuentra.

2) Primera semana: contracción de los músculos pubococcígeos

Una vez identificado, trate de detener el flujo de la orina en repetidas ocasiones dejando pasar tan solo una pequeña cantidad de orina en cada relajación. Así mismo, contraiga el músculo durante tres o cuatro segundos, repitiendo este procedimiento unas diez veces. Es recomendable repetir esta secuencia durante al menos seis veces al día en la primera semana.

3) Segunda semana: aumento de repeticiones

Interrumpa la práctica al orinar, pero aumente ahora las repeticiones en lugar de diez a veinte, siga realizando este ejercicio seis veces al día.

4) Segunda semana: series rápidas e inclusión psicológica

También en la segunda semana, se inician ejercicios de series rápidas de contracciones, intentando imitar a las que acompañan al orgasmo. Esta serie de contracciones rápidas (aproximadamente diez por serie) deben practicarse unas seis veces al día. Es recomendable la inclusión psicológica de un componente erótico. Durante estas series de rápidas contracciones, intente concentrarse en algo que le excite, como por ejemplo una relación sexual con la persona de su elección. De esta manera, las contracciones de los músculos pubococcígeos se asocian con la excitación sexual.

5) Tercera semana: aumento de repeticiones

Durante la tercera semana, se incrementa el número de repeticiones, tanto de las contracciones de uno o dos segundos como de las series rápidas hasta llegar a 300 del primer tipo y 100 del segundo.

El número de repeticiones es orientativo, pues para alguien que comience el ejercicio por primera vez, los músculos pueden quedar doloridos. Si usted considera excesivo el número de repeticiones, ajustelas a un número menor.

junio 18, 2009 at 3:57 pm 4 comentarios



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.